Características, evolución histórica y representantes del arte del siglo XX en lo referente a literatura, pintura y escultura en el ámbito nacional (Venezuela)

Características, evolución histórica y representantes del arte del siglo XX en lo referente a literatura, pintura y escultura en el ámbito nacional (Venezuela)

En el ámbito literario, el siglo XX se abre en Venezuela con la publicación de la novela “Ídolos rotos” (1901) de Manuel Díaz Rodríguez, una novela de corte modernista con toques satíricos destinados  al medio social caraqueño, definitivamente provincial. Años después en  1922 el mismo autor publicará  la novela “Peregrina”, abandonando el modernismo,  intentando una síntesis entre la novela artística y el tema criollista.

Después de un periodo experimental en el modernismo, las tendencias de los autores venezolanos se orientan hacia el “criollismo”, uno de tipo más naturalista y tradicional y otro de tipo más culto. En la década del 20 la literatura floreció con una generación de hombres (la representación femenina es escasa) abiertos a las nuevas tendencias literarias, era gente joven que anhelaba y luchaba para la libertad de su país oprimido por la dictadura gomecista; la mayoría de ellos desarrolló sus actividades literarias  mientras participaban activamente en los acontecimientos políticos y esta es una característica muy peculiar de los escritores venezolanos del siglo XX, unos intelectuales profundamente comprometidos con las luchas políticas de la época.

Entre los autores de la novela realista criolla se menciona Luis Manuel Urbaneja Achelpohl con su novela “En este país” (1915). Considerado como uno de los iniciadores del cuento moderno en Venezuela, publicó sus numerosos cuentos,  desde 1896 en “El cojo ilustrado”  la revista de vanguardia que permitió la difusión en el país de nuevas tendencias literarias.

Uno de los jóvenes escritores más interesantes en este panorama  de principio del siglo, es José Rafael Pocaterra, que manifiesta no querer parecerse a ningún escritor y querer ser únicamente venezolano. Publica en pocos años tres novelas “Política feminista” (reeditada como  “El doctor Bebé”), “Vidas oscuras” y “Tierra del sol amada” y a estas seguirán los “Cuentos grotescos” y “Memorias de un venezolano de la decadencia” (1927) una especie de “comedia dantesca” entre dolor y desesperanza sobre la existencia de un venezolano en la época gomecista. De allí una larga pausa literaria: solo en 1946 editó un viejo manuscrito “La casa de los Ábila” anterior a “Cuentos grotescos”. Prisión y destierros marcaron su vida, dedicada a la política, que lo llevó a ejercer cargos como ministro  y embajador en diferentes oportunidades.

El máximo representante de la cultura de la primera mitad del siglo es Rómulo Gallegos, el mayor novelista nacional, también político y Presidente de la Republica. Comienza, en el segundo decenio del siglo a publicar cuentos en la revista “La Alborada”  y en 1925 alcanza el éxito con su segunda novela “La trepadora” donde afina su estilo y su poder de observar y crear personajes vivos. Logra con esta novela, construir un modelo casi invariable para las obras posteriores como “Doña Bárbara” (1929),  “Cantaclaro”, “Canaima”  entre otras, que conforman una galería de cuadros regionales inolvidables, que hicieron conocer la novela venezolana en el mundo.

https://oggisioggino.wordpress.com/2017/02/12/la-trepadora-de-romulo-gallegos-resumen-analisis-personajes/

https://oggisioggino.wordpress.com/2017/03/25/dona-barbara-de-romulo-gallegos-resumen-analisis-personajes/

Contemporáneamente a las mayores publicaciones de Gallegos surgen otras formas de novela como:

Ifigenia” (1924) de Teresa de la Parra, una insólita novela femenina y turbadora  a la cual seguirá otra pequeña novela sobre el universo femenino y la infancia que es “Las memorias de Mamá Blanca”;

https://oggisioggino.wordpress.com/2015/05/16/teresa-de-la-parra-las-memorias-de-mama-blanca/

Cubagua” (1931)  de Enrique Bernardo Núñez, una novela histórica de una prosa preciosa y poética, pero de corte moderno, donde el presente y pasado se mezclan, hecho que constituirá una de las características de la novela latino – americana del siglo con ejemplos como Gabriel García Márquez  y Mario Vargas Llosas.

Siempre en 1931 se publicó otra novela histórica “Las lanzas coloradas”, primer trabajo de un joven Arturo Uslar Pietri, una de las personalidades literarias más interesante, un intelectual presente a lo largo del siglo como, novelista, ensayista, articulista,  que no desdeño el medio televisivo dirigiendo y presentando programas como “Valores Humanos “ . Ha sido reconocido como el creador de la novela histórica latino-americana moderna y sus frases recordadas por todos, van de la famosa: “Hay que sembrar el petróleo.” a esta interesante y actualísima frase:

Venezuela está cansada del viejo y podrido disco de las promesas populistas con la que nunca ha podido salir adelante. El populismo es, en una nueva porción inmensa, el causante de todos los resultados negativos, que hemos confrontado en estos años.

Personalidades polifacéticas fueron Andrés Eloy Blanco,  y Antonio Arráiz que, como muchos intelectuales coetáneos tuvieron que subir cárcel y destierro  y más tarde desempeñaron importantes cargos políticos. Blanco fue un escritor prolífico, cultivó la poesía, el cuento, la novela, el ensayo, la dramaturgia y el periodismo sin desdeñar el humorismo y cabe destacar que fue un apreciado orador, si no el mejor  de la época  mientras que Arráiz fue poeta, escritor y periodista, recordado como uno de los fundadores y directores del periódico El Nacional (1943) y como autor de las fábulas venezolanas que son los Cuentos de Tío Tigre y Tío Conejo.

El otro fundador del periódico  El Nacional fue Miguel Otero Silva autor de novelas como Fiebre (1939), Casas muertas (1955) y Cuando quiero llorar no lloro (1970) y figura central de la cultura caraqueña del comienzo de la era democrática, junto a su esposa María Teresa Castillo.

Entre los poetas destaca Vicente Gerbasi, probablemente  el mejor poeta del siglo. Perteneció al grupo Viernes, ligado al surrealismo, que permitió alejarse de lo convencional y lo provincial que había sido hasta entonces la poesía venezolana, recordando en particular su poema Mi padre, el inmigrante (1945).

Otro poeta destacado fue Juan Liscano con una obra extensa que va de Ocho poemas (1939)  a Vaivén (1999), ensayista y autor de Panorama de la literatura venezolana actual (1973) texto fundamental en materia literaria.

Entre los autores que dieron otro impulso y otro estilo a la literatura venezolana en la segunda mitad del siglo,  se encuentra Salvador Garmendia. Con él se abandona el costumbrismo,  estilo Gallegos, para llegar a la “novela urbana”, explorando las vidas de esos seres anónimos que pueblan las grandes ciudades latino-americanas como Caracas. No solo fue autor de novelas y cuentos como Los pequeños seres (1959), Los habitantes (1961), Día de ceniza (1963), Los pies de barro (1973) etc., fue periodista y guionista para cine y televisión, promoviendo el desarrollo, en un género tan popular como la telenovela,  de la “telenovela cultural” junto a José Ignacio Cabrujas y otros. Esto es un ejemplo de cómo los escritores venezolanos estuvieron abiertos a experimentar, evaluando positivamente la experiencia televisiva  que permitía una difusión masiva en la segunda mitad del siglo.

 

 

La pintura venezolana logra entrar en la modernidad en 1912 con la creación del Círculo de Bellas Artes, cuando viene rechazada la pintura académica que sigue aferrada al clasicismo para abrirse tardíamente a la corriente del impresionismo o del post impresionismo.

Se puede dividir el siglo XX en dos periodos, el primero del comienzo del siglo con pintores que se dedicaban esencialmente al paisajismo y la otra, a partir de los años 50, una época experimental del grupo llamado de los Disidentes, un grupo que se dedicará al abstractismo.

Entre los paisajistas recordamos  Armando Reverón  y Tito Salas.

Armando Reverón ligado en un primer tiempo al impresionismo francés, evolucionará hacia el arte abstracto y el simbolismo dedicándose al paisajismo y al desnudo femenino.

Armando Reverón

Tito Salas destacado paisajista pero siempre recordado como historiador de Simón Bolívar y de la época de la Independencia, visto que a él se deben las pinturas en la casa del Libertador y más tarde los murales del Panteón Nacional.

Tito Salas

Los artistas del periodo sucesivo son:

Héctor Poleo pintor surrealista, influenciado por el realismo social de los pintores mexicanos  de la mitad del siglo XX como Diego Rivera. Entre sus obras más conocidas “Los tres comisarios” (1942) un óleo sobre tela y el mural para el rectorado de la UCV (Universidad Central de Venezuela).

Héctor Poleo, obras

Francisco Narváez artista plástico de talla internacional. Máximo escultor venezolano y venezolanista que elaboró un lenguaje personal a pesar de su formación académica y contactos con el arte europeo: buscó integrar las diferentes culturas del país e implementar el uso de los materiales autóctonos en sus esculturas, como las maderas locales y las piedras de Cumarebo y Araya. Sus obras más conocidas son: el grupo de Las Toninas que adorna la fuente de la plaza O’Leary (Caracas); la fuente del parque  Carabobo (Caracas), la primera obra de la colaboración Villanueva- Narváez donde se integran arte y urbanismo; los relieves de las fachadas de los museos de Bellas Artes y Ciencias Naturales (Caracas); Gran Volumen, una pieza  monumental realizada para el Complejo de refinación de Amuay (estado Falcón); Armonía de volúmenes y espacio, una pieza ubicada en la plaza que lleva su nombre a la salida del metro de La Hoyada (Caracas). En su isla natal, Margarita fue creado en 1979 el museo que lleva su nombre que incluye unas cincuenta obras entre esculturas pinturas y serigrafías, donadas por el autor mismo.

Francisco Narváez, obras

Oswaldo Vigas recordado por “Las Brujas”, personajes femeninos de rasgos indigenistas y cubistas que le permitieron alcanzar las más altas cotizaciones para un artista venezolano en la más famosa casa de subastas de Londres. Se dedicó a la pintura, diseño, grabado, escultura, murales de mosaico y tapices: Participó en el proyecto “Síntesis e Integración de las Artes” de la UCV liderado por Carlos Raúl Villanueva, creando cinco murales. Repetirá esta experiencia creativa en este siglo, en la ciudad Banesco en Caracas con una trilogía de murales.

obras Oswaldo Vigas

Mateo Manaure representante del grupo Disidentes que tomará el camino del abstracción geométrica. Participó en el proyecto de Villanueva en la UCV con 27 obras. Su obra más significativa es el mural de mosaico vítreo “Uracoa” en la Avenida Libertador de Caracas.

Mateo Manaure, obras

Alejandro Otero (del grupo de los Disidentes), pintor y escultor,  uno de los artistas del arte cinético que tuvo un auge particular en Venezuela. Trabajó en la UCV en cuatro murales y en un vitral para la Facultad de Ingeniería; algunas de sus obras embellecen y caracterizan Caracas como la escultura “Abra Solar” de Plaza Venezuela que fue ideada para la Bienal de Venecia de 1982 o la “Estructura solar”  obra en aluminio y acero, ubicada en los jardines del Museo de Bellas Artes.

Alejandro Otero, obras

Jesús Soto exponente del arte cinético que logró dar una identidad cultural bien definida a la Caracas del final del siglo XX: Entre sus obras más significativas se encuentra “La Esfera” en la autopista Francisco Fajardo de Caracas,  mientras que muchas de ellas se pueden admirar en el Museo de Arte Jesús Soto en su ciudad natal, Ciudad Bolívar, obras que fueron donadas por el mismo artista, en vida.

Jesús Soto, obras

Carlos Cruz-Diez el más emblemático representante del arte óptico y cinético en Venezuela y el artista más internacional; de él recordamos la “Cromointerferencia de color aditivo” el icónico trabajo que embellece el Aeropuerto de Maiquetía. Carlos Cruz –Diez es el único representante  en vida de esta lista de artistas.

Otros personajes del siglo XX: Los escritores Ramón Díaz Sánchez, Nelson Himiob, Julio Garmendia, Aquiles Nazoa; los poetas Alfredo Arvelo Larriva, con su hermana Enriqueta Arvelo Larriva y su primo Alberto Arvelo Torrealba;  el ensayista Mario Picón Salas; el arquitecto Carlo Raúl Villanueva.

Barquisimeto abril 2019


Fichas Biográficas;

Antonio Arráiz, poeta escritor; Barquisimeto 1903 – Westport (Connecticut Eu) 1962.

Alfredo Arvelo Larriva, poeta, periodista, político; Barinitas 1883 – Madrid 1934.

Enriqueta Arvelo Larriva, poeta, escritora; Barinitas 1886 – Barinas 1963.

Alberto Arvelo Torrealba, poeta, ensayista, diplomático; Barinas 1905 – Caracas 1971.

Andrés Eloy Blanco, poeta escritor Cumaná 1896 – Ciudad de México – 1955.

Carlos Cruz-Diez, artista plástico; Caracas 1923

Ramón Díaz Sánchez, escritor, periodista, político; Puerto Cabello 1903 – Caracas 1968.

Manuel Díaz Rodríguez, escritor, Caracas 1871 – Nueva York (EU) 1927.

Teresa de la Parra, escritora; París 1889 – Madrid 1936.

Rómulo Gallegos, escritor, político; Caracas 1884 – 1969.

Julio Garmendia, escritor, periodista, diplomático; El Tocuyo 1898 –Caracas 1977.

Salvador Garmendia, escritor, periodista, guionista; Barquisimeto 1928- Caracas 2001.

Vicente Gerbasi, escritor, poeta, político, diplomático;  Canoabo 1913 -1992.

Nelson Himiob, escritor, diplomático; La Guaira 1908 – Caracas 1963.

Juan Liscano, poeta, intelectual; Caracas 1915-2001.

Mateo Manaure, artista plástico; Uracoa (Edo Monagas) 1926 – Caracas 1918.

Francisco Narváez, artista plástico; Porlamar 1905 – Caracas 1982.

Aquiles Nazoa, escritor, poeta, humorista; Caracas 1920-1976.

Enrique Bernardo Núñez, escritor; Caracas 1895 -1964.

Alejandro Otero, pintor, escultor; El Manteco (Edo Bolívar) 1921- Caracas 1990.

Miguel Otero Silva, escritor, periodista, político; Barcelona (Edo Anzoátegui) 1908 –  Caracas 1985.

José Rafael Pocaterra, escritor, periodista, diplomático; Valencia (Venezuela) 1889 – Montreal (Canadá) 1955.

Mario Picón Salas, ensayista, académico, diplomático; Mérida 1901 – Caracas 1965.

Héctor Poleo, pintor; Caracas 1918 – 1989.

Armando Reverón, pintor; Caracas 1889 – 1954.

Tito Salas, pintor; Caracas 1887 – 1974.

Jesús Soto, artista plástico; Ciudad Bolívar 1923 – París 2005.

Oswaldo Vigas, pintor, escultor; Valencia 1923 – Caracas 2014.

Carlos Raúl Villanueva, arquitecto; Londres 1900 – Caracas 1975.

Arturo Uslar Pietri, periodista, escritor, productor de televisión; Caracas 1906 – 2001.

Manuel Urbaneja Achelpohl, escritor, periodista; Caracas 1873 – 1937.


Bibliografía:

Francisco Narváez, la maestría de un escultor

http://www.iartes.gob.ve/index.php/2016-04-25-21-04-08/356-francisco-narvaez-la-maestria-de-un-escultor

 

Informaciones y muestras de literatura” Prof. Pedro A. Izquierdo, Lic. Clarencio García S. Editorial Salesiana S.A.

Las manifestaciones de la literatura en Venezuela a principio del siglo XX

https://oggisioggino.wordpress.com/2013/07/01/las-manifestaciones-de-la-literatura-en-venezuela-a-principio-del-siglo-xx/

Venezuela e historia. Oswaldo Vigas Linares http://venezuelaehistoria.blogspot.com/2017/04/oswaldo-vigas-linares.html

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.