Horacio Quiroga: “Cuentos de la selva”

Horacio Quiroga: “Cuentos de la selva

Biografía: Nacido el 31 de diciembre de 1878 en Salto, población a orilla del río Uruguay, de padre argentino (Prudencio Quiroga) y madre uruguaya (Juana Petrona Forteza).

En su vida las tragedias familiares serán numerosas: a los tres meses ya es huérfano de padre (el padre muere en un accidente de cacería);

su madre se vuelve a casar en 1891 con Ascencio Barco, pero a los pocos años, el padrastro, que había quedado paralítico después de una hemorragia cerebral, se suicida y Quiroga presenciará su agonía;

en 1902, en una reunión, mata accidentalmente el poeta uruguayo Federico Ferrando, su amigo, manipulando un arma que estaban probando;

en 1909 se casa con una de sus alumnas, Ana María Cires, con ella se mudará para Misiones en la selva, donde nacerán sus primeros hijos, pero la joven esposa (quince años menor que él) no soporta el carácter de Quiroga y la vida en la selva: amenaza repetidamente con suicidarse y, en efecto, lo hará en 1915, envenenándose y muriendo después de días de agonía;

su segundo matrimonio en 1927 con María Elena Bravo, una joven compañera de estudio de su hija Eglé, también será muy infeliz; muchas veces la esposa lo abandonará, hasta la separación definitiva en 1936, mientras que los hijos de su primer matrimonio se despreocupan de él.

En 1937 a Quiroga le diagnosticaran cáncer, de allí su decisión de envenenarse con cianuro. Muere en Buenos Aires el 19 de febrero de 1937.

Su vida artística: Se desarrolló entre 1900 y 1936. Empieza colaborando con “La Revista del Salto” donde publicará sus primeros relatos; viaja a París en 1900 y de regreso a Montevideo, se reúne con un grupo de jóvenes artistas que siguen la estética del modernismo. En 1901 publica “Arrecifes de coral” una selección en versos y prosa y después del trágico fallecimiento de su amigo Federico Ferrando, se muda para Buenos Aires, donde adquiere la nacionalidad argentina. Es muy activo en los círculos literarios de la capital, colabora con revistas y publica novelas y cuentos (“Los perseguidos” 1908) y en esa época viaja por primera vez  a la región tropical de Misiones, una zona fronteriza entre Argentina, Paraguay y Brasil, que más tarde será la fuente de inspiración para sus mejores narraciones. Después de la muerte de su primera esposa regresa a Uruguay donde comienza su carrera diplomática, habiendo adquirido de nuevo la nacionalidad uruguaya, mientras que su producción literaria crece con:

Cuentos de amor de locura y de muerte” (1917) la obra que lo consagra con cuentos como “La gallina degollada” y “La meningitis y sus sombras”. “Cuentos de la selva para niños” (1918) una serie de relatos infantiles que se inspiran en “El libro de la selva” (1894) de Rudyard Kipling.

El salvaje”  (1920) selección de cuentos de diferentes épocas donde destacan “Los cazadores de ratas”, “Una bofetada”, “Los mensú” y “Los inmigrantes”.

Los sacrificados” (1920) obra dramática que fue estrenada el año sucesivo en Buenos Aires.

Anaconda” (1921).

El desierto” (1924) y

Los desterrados” (1926), todas obras de éxito que son traducidas al inglés y al francés.

A partir de 1927 sus intereses se orientan hacia la crítica literaria, publicando una serie de trabajos como “Retorica del cuento”, “Manual del perfecto cuentista” y “Decálogo del perfecto cuentista”. Su último libro, publicado en Buenos Aires en 1935 es “Más allá” donde destaca el cuento “El hijo” que es considerado como uno de sus mejores trabajos.

Panorama histórico-cultural: Quiroga transcurrió su vida entre Uruguay y Argentina: la situación política de Uruguay fue bastante estable en el comienzo del siglo XX. Se consolidó la democracia, dejando atrás la época de las guerras civiles; hubo prosperidad económica que permitió muchos avances sociales como la legislación del trabajo que estableció las ocho horas de trabajo o una escolarización gratuita, obligatoria y laica como ya habían decretado en 1877 o una ley sobre el divorcio que favoreció las mujeres que en este país tuvieron el derecho al voto en 1932. Otra característica es la estatización y nacionalización progresiva de bancos y servicios como la energía eléctrica o los ferrocarriles. Esta época de bonanza terminó a consecuencia de la gran crisis económica mundial de 1929 que llevó a la baja de los precios de las exportaciones tradicionales uruguayas. El golpe de estado del 1933, llevado a cabo por el mismo presidente uruguayo Gabriel Terra tiene graves consecuencias económicas para Quiroga porque es destituido de su cargo de cónsul en San Ignacio (Misiones-Paraguay), quedando prácticamente sin recursos para subsistir. La situación argentina de la época es más compleja: los inversores extranjeros controlan gran parte de la economía; es la época de las grandes emigraciones europeas y de graves conflictos laborales que llevaran por ejemplo a la “Semana trágica” de 1919; los golpes de estado se repiten: la “Revolución del Parque” de 1890, la “Revolución radical” de 1905, hasta el golpe de 1930, que dio comienzo a la “Década Infame” una serie de gobiernos fraudulentos. Solo en 1912 se había logrado el voto secreto y obligatorio (para los hombres), poniendo fin a algunas prácticas fraudulentas del sistema electoral argentino.

Quiroga vivió en la época de la formación de las diferentes literaturas hispano-americanas, que en el siglo XX se desarrollaran autónomamente. Uno de los movimientos que más influirá en esta formación cultural es el Modernismo, primer movimiento latino-americano, del cual el máximo representante fue el poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916); el joven Quiroga y sus amigos contribuirán a difundir el credo estético del movimiento en la sociedad cultural uruguaya. El otro movimiento de la época que interesó a Quiroga es el Naturalismo, movimiento de origen francés que se difundirá a través de toda Europa y América y, como él mismo declarará en el “Decálogo del perfecto cuentistahttp://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/decalogo_del_perfecto_cuentista.htm sus maestros fueron:

  • el estadunidense Edgard Allan Poe (1809-1849), uno de los mejores cuentistas del siglo XIX, gracias a él, Quiroga inicia y perfecciona el cuento fantástico latino-americano abordando el tema de la crueldad y el horror, creando climas de tensión y de misterio;
  • el francés Guy de Maupassant (1850-1893) otro gran autor de cuentos, en general de corte naturalista, del cual el escritor aprende ciertos aspectos técnicos que lo ayudan a crear suspenso en el lector;
  • su contemporáneo, el británico Rudyard Kipling (1865-1936) poeta y escritor, galardonado en 1907 con el premio Nobel para la literatura, que, como Quiroga se inspira en la selva y
  • el ruso Antón Chejov (1860-1904) dramaturgo y otro grande maestro del relato corto de la corriente del realismo psicológico, del cual admira la habilidad como creador de atmosferas.

Caracteres de los cuentos de Horacio Quiroga

Temática: Los principales son la muerte, la enfermedad, la tragedia familiar y, en particular la selva. El tema del amor se encuentra en sus primeros relatos.

Ambiente: Hay que distinguir entre los cuentos que se desarrollan en la ciudad  y aquellos que se desarrollan en la selva. En los primeros el ambiente es secundario porque el interés del escritor es estudiar la psicología de sus personajes que no se ven afectados por el ambiente que los rodea. La situación es diferente en los que se llaman los “cuentos del monte” porque allí el ambiente influye sobre el personaje que reacciona ante el medio que lo rodea.

Personajes: En los cuentos en general, predominan protagonistas que padecen trastornos mentales, manías persecutorias, alucinaciones, angustias, conductas desviadas o problemas de adaptación, pero cuando se analizan los “cuentos del monte” entonces los protagonistas suelen ser dos, el hombre y la selva. Aquí este hombre impersonal (no tiene nombre) está en lucha con la selva, puede ser el hombre bueno que se relaciona amistosamente con los animales o, más fácilmente el hombre malo, el agresor de la Naturaleza, que tendrá que pagar sus malas acciones e intenciones. Los animales de la selva son los grandes protagonistas de estos cuentos; no son los animales humanizados de las fabulas, hablan, pero su conducta  y su psicología sigue siendo animal. Entre ellos solo el tigre es un personaje siempre negativo, el antagonista principal.

Técnica y estilo: Quiroga va afinando su técnica como describirá en el “Manual del perfecto cuentista”. Se caracteriza como narrador objetivo y por saber crear climas de terror o de suspenso o hasta de compasión, gradualmente para llegar a un desenlace a veces inesperado. Logra la concentración y la brevedad utilizando solo las palabras indispensables para surtir el efecto deseado, con un gran poder de síntesis, utilizando un estilo sencillo y directo.

Cuentos de la selva”, publicado en 1918; ocho cuentos cortos para un público infantil, casi unas fabulas con introducción, nudo  a veces muy dramático y desenlace feliz con moraleja implícita. Mucho humor e ironía. Los protagonistas son los animales de la selva, aquí muy humanizados, y algunos humanos impersonales, casi siempre del tipo del “hombre bueno”.

La tortuga gigante

Las medias de los flamencos

El loro pelado

La guerra de los yacarés

La gama ciega

Historia de dos cachorros de coatí y de dos cachorros de hombre

El paso de Yabebirí

La abeja haragana

La tortuga gigante: Se cuenta de la amistad que nace en la selva entre una tortuga y un cazador. El cazador salva la tortuga herida, en vez de comérsela, y ella, después lo salvará con gran esfuerzo y será recompensada de por vida.

Las medias de los flamencos: La fantasiosa explicación de porqué los flamencos tienen las patas de color rojo y de porque prefieren remojar sus patas en el agua.

El loro pelado: El cuento de Pedrito, un loro muy burlón que vive con los humanos y ha adoptado ciertas costumbres refinadas como tomar el té. Por desgracia un día se pierde en la selva y tendrá una mala aventura con un tigre, pero cuando logrará recuperarse, participará activamente en la caza del tigre. Su venganza diaria será burlarse del tigre muerto del cual queda la piel tendida como alfombra, en el comedor familiar. El cuento empieza con el clásico “Había una vez…

La guerra de los yacarés: Cuenta de la lucha de los yacarés (caimán yacaré) que no quieren que en su río naveguen buques. Lograran destrozar un buque de guerra en la defensa extrema de su territorio, después, con el tiempo se acostumbraran al tránsito fluvial, pero no permitirán jamás buques de guerra.

La gama ciega: La historia de una gamita (venado) que por no hacer caso a su madre se queda ciega por las picaduras de abejas. La madre logra que un cazador la ayude a curar a su hija y desde entonces el cazador y la gamita serán amigos.

Historia de dos cachorros de coatí y de dos cachorros de hombre: El cuento empieza con el clásico “Había una vez…” y es la historia de una familia de coaties (Nasua) el más pequeño de los cuales no hace caso a su madre y se acerca a los humanos para robar huevos de gallina. Cae en una trampa pero tiene la suerte de que los niños de la familia se encariñen con él y decide vivir con los humanos, cuando su familia busca rescatarlo para que viva libre. La familia lo visita constantemente y él comparte su comida con ellos, hasta que tristemente es mordido por una víbora y muere. La familia de coaties lo consigue muerto en su jaula y toma una decisión: un hermano lo sustituirá en la jaula así los niños no sufrirán la pérdida de su mascota y los demás coaties tendrán algo de comida asegurada.

El paso de Yabebirí: Cuento ambientado en el río Yabebirí en Misiones, río poblado de rayas. Es otra guerra, esta vez de las rayas en contra de los tigres, para defender un hombre bueno. Las rayas ganaran la batalla y el hombre se quedará viviendo en la isla del río.

La abeja haragana: Cuento ejemplar de cómo una abeja haragana recapacita y se vuelve trabajadora después de una noche de susto; posteriormente verá el trabajo como el medio para alcanzar la felicidad colectiva. El cuento empieza con el clásico “Había una vez…”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s