Los Huracanes

Ciencias de la Tierra, 2° año del ciclo diversificado.

Exposición con informe y láminas sobre “Los Huracanes”

Qué es un huracán?

Es una perturbación ciclónica con un centro de baja presión en el cual giran alrededores nubes con vientos fuertes. Estas perturbaciones nacen en el océano, en la faja tropical, entre los 8 y 15 grados de latitud norte y sur . Este nombre es utilizado para las perturbaciones que se originan en el océano Atlántico, porque las mismas son llamadas tifones en el océano Pacífico y ciclones en el océano Índico. La palabra huracán deriva de una voz Maya, que era el nombre de un dios local.

Las tres condiciones principales para su formación son: las aguas cálidas del océano, la humedad causada por la evaporación y el viento que sopla en la superficie del mar.

Cuando se acumulan tormentas eléctricas y se mueven sobre aguas oceánicas cálidas se genera una baja presión, los vientos que circulan en direcciones opuestas hacen que la tormenta gire y a medida que esta va absorbiendo más aire húmedo y cálido los vientos se intensifican.

¿Como es la estructura física de un huracán?

En los huracanes se pueden distinguir 3 partes:

  • En el centro hay una zona de baja presión conocida como el “ojo” con un diámetro entre los 30 y 65 km que es una zona generalmente calma y con poca nubosidad.
  • Las bandas espirales de lluvia o cortinas de lluvia son los vientos alrededor del “ojo del ciclón” que son en sentido antihorario en el hemisferio norte y en sentido horario en el hemisferio sur, acompañados por relámpagos y violentas lluvias.
  • La pared del ojo, que puede reforzarse o debilitarse durante la peregrinación del huracán, es la más destructiva. Está formada por densas nubes y allí se concentran los vientos mas fuertes.

    las tres partes de un huracán


Formación de un huracán

Los huracanes o genéricamente las perturbaciones ciclónicas, en lo diferentes océanos se forman en la cuenca del océano Atlántico que comprende también el golfo del México y el mar Caribe y en otras 6 cuencas en el hemisferio norte y sur de los otros dos océanos (Pacífico e Índico).

mapa de la formación de huracanes

Todo comienza con una “depresión tropical”, un conjunto de nubes y tormentas eléctricas con vientos por debajo de 38 nudos. Si la tormenta crece y los vientos exceden los 38 nudos, se habla de una “tormenta tropical” y, finalmente, si los vientos exceden los 64 nudos se clasifica como huracán. Los huracanes tienen su temporada que es de junio hasta noviembre con, generalmente, las manifestaciones más violentas en los meses más cálidos del verano del hemisferio norte, pero ha habido excepciones, en el sentido que la temporada puede empezar en mayo y terminar en enero.

Estudio de huracanes

No se puede establecer como y cuando se formará un huracán pero una vez que se haya encontrado una depresión o tormenta tropical, se puede seguir su trayectoria y evolución, en particular para ver si puede convertirse en un huracán y cual podría ser su próximo movimiento. La ubicación exacta de un huracán no es fácil de identificar pero afortunadamente, hoy en día los servicios meteorológicos utilizan muchas instrumentos, como los satélites, las fotos, la aplicación de métodos especiales de análisis, con los cuales es posible estimar la intensidad de los huracanes. El Centro Nacional de Huracanes también tiene aviones utilizados para localizar el huracán y determinar su ubicación exacta.

Cuando se acerca a la costa, el huracán puede ser seguido con el radar Doppler, incluso a una distancia de 150 km de la costa.

En la actualidad, la probabilidad de un huracán llegue por sorpresa es casi nula, pero el gran problema es la movilización de la gente que vive en las zonas que pueden ser afectadas.

Los meteorólogos utilizan una variedad de modelos para predecir la trayectoria de un huracán, pero las previsiones son confiables solo por algunas horas visto los multiples factores que influencian la dirección y la intensidad, por eso es necesario seguir constantemente la evolución de un huracán.

Categoría de los Huracanes

Se clasifican según la fuerza de sus vientos mediante la escala Saffir-Simpson,desarrollada en 1969 por el ingeniero civil Herbert Saffir y el director del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, Bob Simpson.

Los de categoría 1 son los más débiles mientras que los de categoría 5 son los más fuertes.

Saffir quiso hacer, para medir los huracanes, algo como Richter había hecho para clasificar los terremotos: inventó una escala de cinco niveles, basada en la velocidad del viento, que describía los posibles daños en edificios. Saffir cedió la escala al Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos; posteriormente Simpson añadiría a la escala los efectos del oleaje e inundaciones. No son tenidas en cuenta ni la cantidad de precipitación ni la situación, lo que significa que un huracán de categoría 3 que afecte a una gran ciudad puede causar muchos más daños que uno de categoría 5 pero que afecte a una zona despoblada y de esto hemos tenido pruebas en estos días con “Sandy” que ha llegado a Estados Unidos ya como “tormenta tropical”,pero igualmente los daños provocados en Nueva York, serán siempre recordados.

escala Saffir-Simpson


¿Como se nombran los huracanes?

Alrededor de 1825 se empezó a dar un nombre propio a los diferentes huracanes de la temporada.

En la zona del Caribe se utilizaba el nombre del santo del día en el cual se manifestaba el huracán y en los Estados Unidos esta costumbre empezó durante la segunda guerra mundial y, oficialmente, en 1953 en las trasmisiones radio televisivas: eran solo nombres femeninos hasta el 1978, cuando se decidió alternar nombres femeninos y masculinos . Cada año se prepara una lista para la temporada de huracanes,un nombre por cada letra del alfabeto, pero los nombres de los huracanes más violentos no se vuelven a utilizar más nunca. Entre los más destructivos de éste milenio recordamos el Huracán Katrina en agosto 2005 que asoló el sur y el centro de los Estados Unidos. Se formó sobre las Bahamas, tocando tierra en el norte de Miami por primera vez. Durante la primera etapa el Katrina dejó 11 muertos y grandes inundaciones. A su paso por Nueva Orleans la ciudad quedó inundada en su mayoría. Tras pasar por Miami se debilitó y se convirtió en una tormenta tropical pero a su paso por el Golfo de México y al mezclarse con las aguas cálidas del golfo se transformó en huracán de categoría 5, con vientos de 280 Km/h y 902 milibares de presión atmosférica. Fue causante de 1833 fallecimientos confirmados. Y en estos días hemos podido observar las consecuencias de Sandy: su paso por Cuba y Haiti y su llegada a New York y Jersey sembrando destrucción sin que superara la categoría 2. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s