Freno corto, embuste largo la historia de Miguel Eduardo.

Aquí le voy a contar
buscando no olvidar
la historia de Miguel, el heredero
el guaro que se volvió llanero.

Se despertaba en la mañana
y se quedaba en la cama
pegado de su televisor
hasta el mediodia, sin temor.

Comía 4 perros calientes
y después no se cepillaba los dientes.
A la hora de la ducha
para Yuliana era una lucha.

Le regalaron un pollito,
le regalaron un perrito,
y los dos , asustados
se fueron pa’ otro lado.

Al fin se acabaron las vacaciones
¡A estudiar las multiplicaciones!
De regreso a clase cada mañana
y hacer dictados con los panas.

Después de tanto vaguear
decidió empezar a estudiar
y hoy en día saca EXCELENTE
con asombro de mucha gente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s